La alimentación es una de las grandes aliadas para mantener la piel en el mejor estado posible. Además, cuando de exposición solar se trata, también ayuda, porque protege de posibles daños, previene el fotoenvejecimiento y puede ayudar a sacarle el máximo partido para conseguir un bronceado bonito, duradero y, sobre todo, ¡sano!

Apuesta por los vegetales

Los vegetales contienen unos pigmentos llamados betacarotenos, y éstos son los responsables de los colores amarillo, anaranjado y rojo de los alimentos. Son precursores de la vitamina A. Una vez ingeridos se transforman en vitamina A antioxidante y ayudan a producir melanina, que es nuestra protección natural contra los rayos ultravioleta. La encuentras en la Calabaza, la zanahoria, las verduras de hoja verde, los espárragos, los albaricoques, los melocotones, las papayas y el melón. ¡Conseguirás un bronceado 100% seguro!

Absorbe el sol, ¡literalmente!

El magnesio un mineral que absorbe los rayos UV, actuando como un filtro, se necesita ingerir en dosis bajas. Los alimentos que llevan Manganeso son los frutos secos como las nueces, las legumbres y los cereales. También es primordial que bebas mucha agua o zumos para no deshidratarte y mantener la piel tersa y elástica. No olvides utilizar un after sun después de tomar el sol y aplica una buena crema hidratante con aloe vera para hidratar, mimar y cuidar la piel.

Refuerza tu bronceado con vitamina c

Consumir alimentos ricos en esta vitamina antioxidante contribuye a la formación de colágeno, uno de los componentes principales de la piel y los huesos. También refuerza la frágil pared de los vasos sanguíneos frente a los rayos UV. Algunos de los alimentos con vitamina C son: brócoli, naranjas, limón, pomelo, kiwi y fresas, moras, grosellas, arándanos, ciruelas, bayas, higos, uvas y papayas.

No dejes que el sol te envejezca

La vitamina E un potente antioxidante, capaz de neutralizar los radicales libres que aparecen cuando se toma el sol. Evita la oxidación de las células, las proteínas y los lípidos.  La encuentras en el aceite de oliva, en el de germen de trigo, el de soja y el de girasol; en las pipas de girasol, y en los frutos secos, como almendras y avellanas.

Alimentos ricos en omega-3

La piel también necesita ácidos grasos omega 3. Este tipo de nutrientes ayudan a proteger la piel, cuidarla e hidratarla. ¿Qué alimentos tienen omega 3? Los pescados como el atún, el salmón, la sardinas o las nueces y la soja.

Te recomendamos leer este post sobre 7 consejos para brillar más que nunca este verano.