Pronto llegará el verano, y con ello la exposición de nuestra piel a los rayos ultravioletas del sol, agresivos para la dermis. Los planes al aire libre van tomando forma en nuestras agendas, tomar algo en cualquier terraza, salir a correr por el Retiro e incluso las primeras escapadas a la playa.

Ante estos primeros momentos de “inocente” exposición al sol es muy importante cuidar y proteger nuestra piel de posibles patologías como ampollas, rojeces, quemaduras o envejecimiento prematuro de la dermis.

Así que, descubre cómo resetear tu piel y luce el verano ¡sin que te pase factura!

Hidrata tu piel desde dentro

Para que tu piel no muestre signos de hinchazón debido a retención de líquidos, debes tomar diariamente dos litros de agua. Sin embargo, esto no es suficiente para evitar hincharte. Mantenerte activa y hacer ejercicio también te ayudará a liberar toxinas.

Elimina las células muertas de tu piel

Aplicarnos la crema facial sobre las capas muertas de la piel no sirve de nada, por eso es fundamental eliminar previamente estas células inertes para estimular la renovación de la dermis y una profunda hidratación que la restaure completamente. Esto se consigue con un peeling suave que no es fotosensibilizante, es decir, que puede realizarse en todas las estaciones del año y en todo tipo de pieles. ¡Conseguirás una piel profundamente renovada!

Faciales con protector solar

Durante todo el año es fundamental utilizar cremas fotoprotectoras, pero a partir de esta época en la que los rayos de sol inciden más directamente, cuidar la dermis es fundamental para evitar un envejecimiento prematuro. ¡Lo agradecerás!

Y después del sol…

Después de la exposición solar lo más importante es una buena ducha, de esta forma no solamente hidratamos, sino que se elimina cualquier rastro de impureza del exterior que haya sido arrastrada por el viento, la arena… También eliminaremos el resto de protector solar que aún nos quede. Seguidamente, te aconsejamos calmar la dermis con after sun y cremas frescas con todas las propiedades requeridas para seguir protegiendo y reparando.

En definitiva, si quieres restaurar tu piel y que esta luzca brillante este verano, debes renovarte por fuera y por dentro.