Es verano, y para muchas personas un bonito bronceado es un complemento más, una parte muy importante de la estación más calurosa del año. Parece que la ropa nos queda mejor, nos vemos más guapos y los colores resaltan más sobre nuestra piel. Pero además de la apariencia, un buen bronceado tiene algunas ventajas menos conocidas pero bastante más importantes: los rayos solares, aunque muy perjudiciales si no tomamos las precauciones adecuadas, nos proporcionan vitamina D, componente importante contra la prevención de enfermedades.

¿Sabes cómo mantener un bronceado bonito durante las vacaciones? Te contamos los tips que necesitas para lograrlo. Coge tu crema solar, protégete bien, ¡y apunta!

Exfoliación

Para que perdure tu bronceado, conviene que elimines las células muertas de tu piel. Es un proceso natural que tu cuerpo provoca de manera natural, pero exfoliar la piel una vez a la semana contribuye a la eliminación total de cualquier toxina. Recuerda no pasarte, una vez a la semana es suficiente, y si tienes la piel sensible, espacia aún más la frecuencia de este tratamiento.

¡Prepárate con tiempo!

10 o 15 días antes de exponerte al sol, puedes aplicar prebronceadores. Activarán tu melanina y evitarás mejor las quemaduras. Hay múltiples disponibles en el mercado.

Bebe mucha agua

Mientras te estés bronceando bebe agua, mantendrás tu hidratación y ayudarás a que tu piel reciba mejor los rayos solares.

Renueva la crema solar

No olvides averiguar tu fototipo y protegerte eficazmente de los rayos solares. Cada 2 o 3 horas renueva la protección, ya que el sudor y el agua de la piscina o del mar pueden ir reduciendo el efecto de tu fotoprotección.

After sun

Los productos after sun son muy beneficiosos para la salud de nuestra piel y para alargar nuestro bronceado perfecto.

 

¿Quieres saber sobre esto y mucho más? Entra en PLEI.