Brillos, granitos, puntos negros, poros dilatados… No son plato de buen gusto para nadie. Si tienes alguno de estos pequeños problemas, ¡tranquila! Las imperfecciones tienen solución con un poco de constancia.

Por norma general, estas pequeñas imperfecciones son características de las pieles grasas debido a una producción de sebo descontrolada, aunque se pueden dar en todo tipo de pieles. Te ofrecemos algunos consejos para que te olvides de ellas con constancia y mimo.

Limpieza facial, tónico e hidratación

Mañana y noche, limpia bien tu rostro con los productos adecuados para tu tipo de piel, aunque no te hayas maquillado. Eliminarás el exceso de sebo si tu piel es grasa y cualquier tipo de toxina o contaminación que se haya adherido a tu cutis durante el día y que pueda dar pie a la producción de imperfecciones. Tras la limpieza, aplica sobre tu rostro un tónico facial: equilibrará tu piel, cerrará los poros y la preparará para el tratamiento de hidratación posterior. No lo olvides: que tengas la piel grasa no quiere decir que tu piel no requiera ser hidratada, ¡al contrario!

Exfoliación

Una vez a la semana este hábito es muy saludable para la piel. Intenta utilizar productos poco agresivos para contribuir a eliminar las células muertas. A la vez limpiarás tus poros, ¡las imperfecciones disminuirán! No abuses de la exfoliación, sobre todo si tu piel es sensible, pues esto puede provocar que sufra, se irrite y aparezcan más molestas imperfecciones.

Cuando se tiene piel grasa se tiende a intentar limpiar y exfoliar de más, y es un hábito perjudicial: limpiar mucho la piel alterará su protector natural, lo que puede dar pie a un efecto rebote. ¡Cuidado!

Alimentación

Lo ideal para reducir las imperfecciones es beber mucha agua y comer alimentos también con un alto porcentaje de agua. Recomendamos que introduzcas en tu dieta omega 3 y priobióticos, ¡recuerda que somos lo que comemos! Los beneficios de tu interior se verán reflejados en tu piel.

Protección solar

No olvides que el sol puede tener un efecto rebote en las pieles con tendencia acneica. Ante todo, protégete todo el año de los rayos solares, sobre todo en los meses de verano, cuando la exposición es mayor. El sol tiene muchos beneficios, pero puede causar envejecimiento de la piel de manera prematura. Averigua tu fototitpo y utiliza una crema solar acorde a tu tipo de piel, hay muchas y muy variadas texturas que se adaptarán a tus necesidades.

 

¿Quieres saber sobre esto y más? Dale a PLEI.