La playa, el mar, el sol… ¡y la arena! No hay que ser un niño para saber disfrutar de la playa en todo su esplendor. Caminar en general es muy beneficioso para la salud, pero si lo haces descalzo y sobre la arena, ¡mucho mejor, y más durante esta época del año! Parece que el cuerpo te lo pide.

¿Conocías todos los beneficios que caminar sobre la arena provoca en nuestro organismo? ¡Sigue nuestros pasos y repasémoslos!

Tonificación y fortaleza

Acostúmbrate primero a caminar sobre la arena mojada y, progresivamente, por ella seca. Cuesta más esfuerzo caminar sobre esta última, como seguramente sabrás y, precisamente por ello, la quema de calorías se multiplica al multiplicarse a su vez el esfuerzo necesario pata levantar el pie del suelo, ya que hay más oposición. Esto propicia también la tonificación de los músculos y articulaciones, fortaleciéndote para evitar posibles lesiones.

Beneficios para el sistema vascular

¡Mejora tu circulación! El estímulo que supone caminar por la arena activa y renueva el flujo sanguíneo, lo cual, entre otros beneficios, evita la aparición de varices.

Exfoliante natural

La arena es un fantástico exfoliante natural. Si sufres de durezas  y caminas habitualmente por la playa, comprobarás que tus pies estarán mucho más suaves en poco tiempo. Además, si te gusta lucir una pedicura envidiable, la exfoliación de tus pies debería ser un must dentro de tu rutina de cuidados corporales, ¡apúntate a este paso este verano en la playa!

Antiestrés

¡Relájate! La gente coincide en que pasear descalzo sobre la arena es altamente relajante y estimulante. Si te sientes estresado y vives cerca de la playa, puedes probar a dar un largo paseo para tratar de liberar las malas sensaciones de tu cuerpo.

 

¿Quieres aprender más sobre belleza y estilo de vida? Dale a PLEI.