¿Piel sensible o reactiva? ¿Temes dañarla con un producto que no se adapte a tu cutis? La exfoliación es un paso que debería ser fundamental como complemento de toda rutina de belleza, pero lo cierto es que las pieles más sensibles, al ser propensas al daño, suelen tener ciertas reservas frente a esta práctica.

La exfoliación o peeling enzimático puede ser la solución a tus problemas. Este tipo de producto trata con suavidad todo tipo de pieles,  pues se basa en el uso de enzimas (normalmente vegetales) que deshacen las uniones entre células muertas, para así facilitar que se desprendan sin dañar las células vivas.

La diferencia entre exfoliante gommage y peeling enzimático

La exfoliación más común es la denominada gommage, formada con gránulos de arrastre que actúan eliminando las células muertas de la capa superficial de la piel. Con la fricción, la mezcla de minerales y microesferas habituales en este tipo de producto consiguen arrastrar la piel muerta de cutis y cuerpo. Normalmente esta exfoliación se aplica con la piel húmeda mediante un suave masaje, para posteriormente ser aclarada. Si bien esta técnica es de las más extendidas, no siempre es apta para las pieles más sensibles. 

Por su parte, el peeling enzimático, perteneciente al grupo de exfoliación química, se suele presentar en forma de gel o mascarilla. Es un producto suave, sin microesferas, y normalmente está formado por enzimas que actúan deshaciendo las uniones entre células muertas para facilitar su desprendimiento. El resultado es una exfoliación menos agresiva que limpia en profundidad, regenera y deja la piel lisa y luminosa.

Enzyme Exfoliant: el peeling enzimático respetuoso con la piel sensible

Enzyme Exfoliant de Dermia Solution es un exfoliante suave que disuelve delicadamente los enlaces de proteína entre las células muertas de la piel de la epidermis. Está recomendado para pieles sensibles, secas y finas.

Se puede utilizar sobre el rostro (evitando contorno de ojos y orificios nasales), el cuello y las manos. Utiliza una capa de producto sobre tu piel limpia, masajea suavemente o simplemente aplícalo y déjalo actuar sobre el cutis. La intensidad del tratamiento dependerá de cuánto tiempo se mantengan las enzimas sobre la piel. Puede variar de 15 minutos en el caso de las pieles sensibles a 25 en el caso de las pieles más gruesas y con sebo. Tras su utilización, limpia tu piel y procede con el resto de tu rutina de belleza.

¿Tienes alguna duda sobre tu piel? ¡No dudes en acudir a tu centro Skinfaktor más cercano! Los profesionales de la estética sabrán responder a cualquier pregunta que te ronde por la cabeza, y sabrán proceder con un tratamiento personalizado para ti.


Dale a PLEI y descubre mucho más contenido acerca de Dermia Solution