La piel acneica se puede presentar en todo tipo de pieles, pero aparece con más frecuencia en pieles adolescentes. Es en esta etapa en la que aumenta la cantidad de hormonas que favorecen la producción de grasa en los poros, taponándolos y favoreciendo la aparición de acné.

No tratar correctamente la piel acneica puede provocar que la situación de la piel empeore. Por ello deber elegir productos específicos para tu tipo de piel.

Para cuidarla usa este tipo de productos:

  • Usa un jabón no agresivo. Limpiar la piel te ayudará a reducir la grasa de tu piel y limpiarla de toda la suciedad que en muchas ocasiones empeora el estado de la piel acneica. Utiliza preferiblemente jabones con ingredientes antisépticos. Además puedes usar geles limpiadores suaves que regulen la producción de sebo.
  • Usa tónicos o lociones que lleven ingredientes antisépticos, aunque tampoco pueden llevarlos en grandes cantidades ya que estos resecarían la piel y eso puede producir que la piel, para paliar la sequedad cree más sebo.
  • Prueba a usar productos con aceites esenciales como puede ser el eucalipto, el mentol o el aceite de árbol del té, pero en pequeñas cantidades. Estos tipos de aceites tienen propiedades antisépticas.
  • Prueba con exfoliantes químicos que no sean muy agresivos. También, para exfoliarte puedes probar a usar productos tipo scrub, que eliminaran el exceso de grasa y disminuirán los poros.
  • No olvides usar crema hidratante. Puedes creer que eso va a empeorar la situación de tu piel, pero la piel acneica también necesita hidratación. Evita las que tienen aceites, para que tu piel no tenga una apariencia más grasa.
  • No salgas nunca de casa sin haberte puesto crema solar. Es un mito que el sol seca el acné, por ello aunque pienses que va a ayudar, es mejor siempre proteger la piel de la radiación solar. Para ello elige una crema solar no muy grasa, que sea sin aceites.