Seguramente ya conozcas lo que es un sérum, pero ¿has oído hablar del ingrediente estrella, el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es un ingrediente activo que puede incluirse en cremas, sérums o incluso en inyecciones. Este esta presente de forma natural en nuestro cuerpo y que si se combina con otras sustancias, hace que el tejido de nuestra piel tenga elasticidad y retiene la humedad. Gracias a estas propiedades consigue que nuestra tez esté más suave y brillante, además retarda la aparición de arrugas y en las existentes, las rellena para que vayan desapareciendo.

Es por ello por lo que se incluye el ácido hialurónico como ingrediente principal en muchos tipos de sérums, ya que consigue combatir eficazmente los signos de la edad. Este tipo de sérums consigue actuar en todas las capas de la piel. Además tiene la ventaja de que es de uso diario y sencillo de aplicar.

¿Cuáles son sus propiedades?

  • Combate la flacidez.
  • Hidrata la piel en profundidad.
  • Atenúa las arrugas o las líneas de expresión.
  • Favorece la reparación de la piel.
  • Promueve la síntesis del colágeno por lo que mejora la textura de la piel.
  • Ayuda con problemas de pigmentación, unificando el tono del rostro.

¿Cómo debes usar el sérum con ácido hialurónico?

Se recomienda que lo utilices dos veces al día para aprovechar al máximo sus beneficios, por la mañana y por la noche. ¿Dónde debo incluirlo exactamente en mi rutina de belleza? Comienza limpiando tu cara, después usa tu tónico facial y es tras este cuando debes aplicar tu sérum. Utiliza una pequeña cantidad y realiza un masaje en la piel con movimientos circulares para facilitar la absorción. Si por el contrario solo quieres ponerlo una vez al día, hazlo por la noche ya que es cuando se producen los procesos de regeneración y reparación de la piel.